Tom Mustroph, un periodista alemán que vio mucho más que el Tour

Durante una semana, y gracias al Tour de San Luis, los ojos del mundo se posicionaron en la provincia, y mientras los hermanos Quintana daban cátedra de ciclismo, Tom Mustroph, decidió diferenciarse de los 289 periodistas acreditados que tuvo la edición 2016, y viajó hasta la Penitenciaría de San Luis, para cubrir una actividad que conlleva una fuerte carga social.

El alemán, que estuvo durante días muy cerca de Nayro y Dayer Quintana, y que además se admiró de los paisajes que la provincia le mostró a través de la carrera más importante de América, ni bien se enteró que en San Luis los privados de su libertad realizaron un curso de árbitro, decidió contactarse con la Secretaría de Estado de Deportes, y junto a Juan Pablo Funes Bianchi (Jefe de Programa de Deporte Social y de los Sueños Puntanos) y Mauro Rodríguez (Jefe de Área Oportunidades Deportivas), visitó la cancha de la penitenciaria.
“Este proyecto me parece muy interesante. Esto que vi en San Luis no lo vi en ninguna otra parte del mundo. Me gusta mucho estas combinaciones que tiene el proyecto; la posibilidad que se le da al presidiario de hacer deporte, la formación teórica y práctica que recibe, y la chance que le dan de tomar decisiones en un contexto de justicia, no es algo que se ve todos los días”, confesó Mustroph.
Tom, aprovechó su tiempo libre, y antes de partir hacia Renca para vivir la largada de la quinta etapa del Tour de San Luis, analizó aún más su experiencia dentro de la Penitenciaría: “Se que este proyecto no se extiende solamente durante el tiempo que el hombre está dentro de la cárcel. Esto es un arma de trabajo que le dan para que ellos armen un futuro fuera de las rejas. Con eso los internos podrán trabajar y nde esa forma podrán asegurarle un buen futuro a su familia. Me parece espectacular esto que pasa en San Luis. Me voy con una gran impresión, veo que acá dentro todos trabajan con corazón en este gran proyecto social”.
Cabe recordar que los internos, y tras un largo trabajo que llevó adelante Francisco Noguera dentro del propio Servicio Penitenciario durante todo el 2015, recibieron sus certificados como árbitros por haber completado el programa denominado “90 Minutos de Libertad”. Es por eso que a partir de ahí, quedaron habilitados para vestirse de negro e impartir justicia dentro de un campo de fútbol.
Tom Mustroph, nació en Berlín y es más que un autor independiente. Tras estudiar literatura, teatro y cultura en Berlín y París, es uno de los periodistas más reconocidos del mundo por su afán en investigar diversas culturas y sociedades.
El alemán dejó por un rato las bicicletas y su amor por este deporte que mes a mes lo invita a conocer los lugares más bellos del mundo, para meterse de lleno en una parte de la vida social de San Luis. Tom se fue maravillado del proyecto “90 Minutos de Libertad” y seguramente seguirá rodando por el mundo en búsqueda de nuevas historias para contar.